viernes, 8 de mayo de 2009

PADRE ALBERTO, ¡¡LEVANTATE!! HAY MUCHO POR HACER

Como es sabido por todos en estos días hemos estados observado con desilusión y anonadamiento la tan lamentable noticia de nuestro querido Padre Alberto, digo nuestro porque es un hombre que supo ganarse el corazón de tantos y tantas cristianos católicos y no católicos en América Latina y el mundo entero, ha sido un hombre que se gano la fama por su inteligencia y entusiasmo, y ardua capacidad periodística en los medios católicos del área de Miami y a través de ahí a todo el mundo. Grandes preguntas han surgido en la mente de todos y grandes debates a despertado la noticia, muchos a favor muchos en contra, y muchos escandalizados por los ataques en contra de nuestra iglesia y de nuestra fe, pienso que lo peor que podríamos hacer es juzgar al Padre Alberto de forma despiadada e inmisericorde, ni mucho menos echarle piedras, – con esto no quiero decir que alabo el hecho de que le hayan tomado fotos a la orilla de la playa con una mujer, ni que este correcto que haya tenido una amante, por el simple hecho de que es sacerdote – lo que quiero decir es que comprendamos que es un ser humano como todos, y que los seres humanos nos equivocamos y caemos, y cometemos errores, o es que los que se están desviviendo en criticas en contra de él nunca han cometido faltas ni pecados, todos estamos propensos a cometer errores y quizás más grandes que este que ha salido a la luz pública. Es muy triste que cuando uno de nosotros cae, y comete un error los mismos laicos son los que se nos echan encima con criticas desgarradoras y condenas como si no tuviéramos derecho a equivocarnos, creo y pienso que los feligreses, los laicos deberían de entendernos como humanos que somos y ayudarnos a ser mejores sacerdotes con su amistad, su cariño y oración de manera sublime y desinteresada. Hago un llamado a todos aquellos a que tomemos estos momentos con calma, con tranquilidad, solo es un momento difícil por el que estamos pasando, no pequemos mas poniéndonos como jueces y como fiscales en contra del Padre, en vez de hacer juicios, el mismo apóstol Santiago lo dice en su carta “quien eres tú para juzgar al prójimo?”(Sant. 4,12) mejor pidamos para que el sepa tomar una decisión acertada para su vida.
En cuanto a el, si pudiera decírselo personalmente – le diría, “ no tengas miedo, es de humanos caer, pero de cristianos levantarse, eres un hermano sacerdote y como hermano no te juzgo, te perdono y te entiendo, el demonio es astuto y sabe donde atacar y cuando, no permitas que los medios que te subieron a ese pedestal, te destruyan, no estás solo, cuestas con nuestras oraciones y nuestro apoyo moral, eres también un hijo de Dios, y como tal, tienes derecho a una segunda oportunidad, y a buscar tu felicidad. Alberto levántate no te quedes ahí estancado, en tu error, hay mucho por recorrer, los hombres se equivocan, pero los hombres sabios se levantan y rectifican sus errores, levántate que tienes un pueblo que pastorear, y amigos a quien ayudar… Estas en mis oraciones. Y todos también oramos para que sepas abrir tu mente y tomar una sabia decisión.

4 comentarios:

MARISELA dijo...

Me entristece mucho esta noticia, pues este sacerdote era paisano mío, lo conocí a través de internet. Me duele cuando un sacerdote peca por lujuria porque eso es lo que más da que hablar a los que están en contra del sacerdocio al estilo católico (de la vida consagrada en general) porque los que no creen en el cristianismo desde el catolicismo, juzgan mucho a la Iglesia por el celibato. Me duele la actuación del Padre Alberto, pero no soy quién para juzgarle, él ha trabajado muy duro todos estos años y una falta así no le puede condenar a los ojos de Dios. Lo único que creo es que debe sincerarse con sus superiores y si no le basta con la consagración, que se considere libre de tomar una decisión acertada. No importa que quiera salirse de su actual estatus de cura, sólo quiero que sea sincero, si no puede evitar ese pecado, lo mejor sería que no fuera cura, que fuera un laico dedicado y activo, como somos muchos y no creo que deba sentirse deshonrado. El pecado es propio del hombre, de su imperfección y de su libertad.Sólo Dios puede juzgarle y no creo que sea merecedor del escarnio popular ni mucho menos. Pero que se explique ante sus superiores y hermanos para que se pueda tomar como ejemplo de enmienda y no como ejemplo de que "los curas son unos pecadores, igual que todos", como dirán muchos.pero yo tengo fe en que recapacite y rezaré mucho para que el Señor le ilumine en su noche oscura. Que Dios les bendiga a todos los religiosos y el Espíritu les ilumine en su fidelidad.

IGLESIA DEL MAGNIFICAT dijo...

El Padre Alberto no ha hecho nada malo, ha hecho algo normal, natural, comun y corriente de todo hombre saludable.
Lo que el padre Alberto ha hecho es lo que la mayoria de curas catolicos romanos hace.
El problema es el celibato; ya lo dijo el Papa Juan XXIII "el celibato no es doctrina, es una disposicion legal".
Hermanos sacerdotes seamos sinceros de Dios nadie se esconde, FUERA la doble moral. El matrimonio no se opone al sacerdocio y ustedes lo saben. Ni la Biblia, ni la doctrina, ni la historia lo condena.
La Igelsia Catolica (Oriente y Occidente) tiene sacerdotes casados.
Recuerden lo que dice el Apostol "mas vale casarse que quemarse.
Bendiciones

Anónimo dijo...

Hermanos en Cristo,
"Un politico adultero vestido de sacerdote", triste pero cierto.
Tengamos presente:
1. el ENUNCIADO DE CRISTO SOBRE LA CONTINENCIA POR LOS REINOS DE LOS CIELOS.
2. El amor que se refiere a Cristo mismo como ESPOSO DE LA IGLESIA y que él se ha entregado a si mismo hasta el fín.
3. La CONTINENCIA VOLUNTARIA por el reino de los cielos.
4. La toma de conciencia y la aceptación interior del significado ESPONSALICIO DEL CUERPO
5. Dios nos ha regalado LA VOLUNTAD, LA INTELIGENCIA, Y LA LIBERTAD.
En esto último, La libertad, el Padre ALberto tomó un decision de violar el sexto mandamiento "NO COMETERAS ADULTERIO", ahora tomará otra decision, se queda como sacerdote ("vete y no vuelvas a pecar") o simplemente deja de ejercer el sacerdocio.

No lo juzgamos, simplemente lo perdonamos, y que Dios lo protega y lo guie.

Que la paz del Señor este con Ustedes.

Anónimo dijo...

como se ve que estuviste de noche en las clases luisito

1.dices "El matrimonio no se opone al sacerdocio y ustedes lo saben. Ni la Biblia, ni la doctrina, ni la historia lo condena.", pero no dices, reflejando tu ignorancia, de que la biblia apoya el celibato, de que la doctrina apoya dicha postura y la historia nos revela la conveniencia del celibato.

2.Dices: "La Igelsia Catolica (Oriente y Occidente) tiene sacerdotes casados.". Error tiene casados hechos sacerdotes, que es algo muy distinto, luisito

seguis dando en los dientes